Boric pide no callar ante presos políticos en Nicaragua

El presidente de ChileGabriel Boric, afirmó este jueves (24.11.2022) en un discurso en el Senado de México que «Latinoamérica no se puede callar» ante las violaciones de derechos humanos en la región y denunció de manera expresa la situación de los «presos políticos» en Nicaragua.

Así lo indicó Boric en su intervención en la sesión solemne del Senado mexicano, en su último día de visita oficial al país.

«Nosotros hemos aprendido que cuando se violan los derechos humanos en pueblos de América Latina, uno no puede callar. Siento y palpita en nuestro corazón latinoamericano la solidaridad que México tuvo con nosotros», sostuvo el presidente chileno, en referencia a la «generosa acogida» a los exiliados de chilenos tras el golpe de Estado de 1973.

Boric subrayó que los países latinoamericanos «no podemos mirar para el lado» ante problemáticas como la migración irregular o «los presos políticos en Nicaragua», mención que arrancó la ovación de opositores al presidente Andrés Manuel López Obrador, conocido como AMLO por sus iniciales.

«Boric no protege asesinos en Nicaragua como AMLO».

Las declaraciones de Boric, presidente con apenas 36 años y representante de la nueva izquierda latinoamericana, contrastan con el silencio al respecto de la situación de Nicaragua por parte del también izquierdista presidente mexicano.

López Obrador recibió el miércoles en el Palacio Nacional a Boric, en el primer encuentro oficial entre ambos mandatarios.

«No podemos mirar para el lado cuando en cualquier país de nuestra América Latina (…) se violan los derechos humanos», aseveró.

Tras el discurso del líder chileno, legisladores del Grupo Plural, contrarios a López Obrador, desplegaron una pancarta con el mensaje «Boric no protege asesinos en Nicaragua como AMLO».

El silencio del gobierno mexicano

México no se ha sumado a las denuncias de la mayoría de la comunidad internacional desde diversos organismos internacionales, como la Organización de Estados Americanos (OEA), sobre la represión política en el país centroamericano.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, entregó este jueves las llaves de la ciudad al presidente chileno, Gabriel Boric, quien estuvo de visita oficial en México.

El mandatario mexicano ha evitado pronunciarse directamente sobre las acusaciones contra Daniel Ortega por abusos y persecución contra opositores políticos, aunque ha dicho que la política exterior mexicana está a favor de defender los derechos humanos.

En junio de 2021, México llamó a consulta a su embajador en Managua para que explique «las preocupantes acciones políticas-legales» del gobierno de Ortega contra sus rivales políticos.

Nicaragua atraviesa una grave crisis política y social desde abril de 2018, que se ha acentuado tras las controvertidas elecciones generales del 7 de noviembre de 2021, en las que Ortega fue reelegido para un quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, con sus principales contendientes en prisión.

Ortega lleva 15 años y 10 meses consecutivos en el poder, en medio de denuncias de autoritarismo y fraude electoral.

jc (afp, efe)

DW

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.