¡Escandalo! Así es como Balenciaga intenta detener la polémica

Así es como Balenciaga intenta detener la polémica mientras los usuarios queman en redes prendas de la firma

La polémica de Balenciaga parece ser el último gran capítulo de la cultura de la cancelación, aunque la firma de moda de origen español sigue peleando para surfear la ola. No lo tiene fácil. De los niños sosteniendo osos de peluche ataviados con objetos habituales en las prácticas sadomasoquistas, escaló a los detalles ocultos en el set de algunas de sus campañas que aludían a la pornografía y el abuso infantil.

De ahí (y sin que la marca lograra dar una explicación clara de lo sucedido) al nacimiento de una nueva teoría de la conspiración, había solo un paso y la locura colectiva se desató en TikTok sobreanalizando los instagrams de dos colaboradores de la maison. Ahora, tras las disculpas personales de Demna Gvasalia, Balenciaga anuncia un lote de medidas compensatorias.

Mientras Kim Kardashian, la mayor embajadora de Balenciaga, afirma estar “reevaluando” su relación con Balenciaga, la mente creativa tras la casa de modas ha pedido disculpas personales. Así, Demna Gvasalia ha asumido, en un comunicado publicado en su cuenta de Instagram, su parte de responsabilidad:

«Fue inapropiado hacer que los niños promocionaran objetos que no tienen nada que ver con ellos”. Del mismo modo, el diseñador georgiano declaraba necesitar “aprender de esto, escuchar y comprometerme con las organizaciones de protección de la infancia para saber cómo puedo contribuir y ayudar en este terrible tema”.

Aunque la firma fue la primera en reaccionar retirando la campaña, vaciando sus redes de contenido y disculpándose, ahora ha vuelto a emitir un nuevo comunicado firmado por su presidente, Cédric Charbit en el que afirma que la marca quiere aprender de sus errores y procede a explicar las medidas que tomará para que algo así no vuelva a suceder.

El texto se divide en varios bloques de medidas que comienza por Nuevas medidas de control«Nuestro proceso de validación de contenidos ha fallado, y reconocemos la necesidad de hacerlo mejor». Para ello han creado un nuevo cargo: «Nombramos con efecto inmediato un Consejo de Imagen responsable de evaluar la naturaleza de nuestros contenidos desde el concepto hasta los activos resultantes, incluyendo el conocimiento jurídico, de sostenibilidad y de diversidad».

Eso de forma interna porque en el plano externo dicen haber designado a una «agencia de primera categoría» para que evalúe sus contenidos». Unos cambios a los que se les suma otro: «Hemos reorganizado nuestro Departamento de Imagen para garantizar la plena alineación con nuestras directrices corporativas». Así mismo, han decidido «no seguir con el litigio» y no demandar a la productora de las campañas como habían anunciado en un primer momento.

En el siguiente bloque, llamado Aprender y Contribuir, explican cómo harán para que las consecuencias sirvan a toda la empresa: «Queremos aprender, ayudar y contribuir a proteger a los niños. Estamos empezando a impartir formación sobre comunicación responsable en todos nuestros equipos. Junto con mi equipo, realizaremos una Gira de escucha para relacionarnos con grupos de defensa de los derechos de los niños».

Además, Charbit ha explicado que han reservado un fondo «importante» para donaciones a organizaciones, «de modo que podamos ayudar a marcar la diferencia en la protección de los niños«. Ahora solo queda por ver si las medidas tomadas desde la dirección sirven para aplacar el fuego de una polémica que ha llevado a usuarios de las redes sociales a mostrar cómo queman o tiran a la basura sus prendas de la firma a modo de protesta bajo el hashtag #BoycottBalenciaga y #CancelBalenciaga.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.