#Chile | Implementan jardines urbanos demostrativos para la conservación de flora costera endémica en Taltal, Tocopilla y Antofagasta

Con el propósito de acercar la flora costera en peligro de conservación a la comunidad, aumentando así el conocimiento y valoración que las personas puedan atribuirle a estas especies endémicas de la Región de Antofagasta, se implementaron jardines urbanos demostrativos en las comunas de Tocopilla, Taltal y en la capital regional, en el marco del estudio “Diagnóstico y Conservación de la Flora Costera de la Región de Antofagasta”, que coordina la Seremi del Medio Ambiente y ejecuta el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA).

Esta iniciativa, que financia el Gobierno Regional a través del FNDR, ha permitido estudiar y diagnosticar el estado de la vegetación de la zona, así como también implementar un plan piloto de conservación, propagación y reintroducción de especies amenazadas. En este sentido, se han recolectado semillas de más de 100 especies nativas de la costa de la región, las cuales están siendo conservadas a largo plazo en el banco base de semillas del INIA para ser utilizadas en caso de que algunas de las especies allí conservadas se extingan.

Además, parte de estas semillas han sido utilizadas para propagar plantas (más de 60 especies), generando más de 1500, de las cuales algunas han sido reintroducidas en su hábitat natural y actualmente están siendo monitoreadas para evaluar su sobrevivencia. Las otras plantas que fueron propagadas, han sido donadas para la creación de jardines urbanos en espacios públicos.

El seremi del Medio Ambiente, Gustavo Riveros precisó que “con el desarrollo de este estudio, buscamos no sólo conservar y recuperar las poblaciones de especies de flora costera con alto riesgo de extinción; sino que también nos interesa acercar la investigación a la ciudadanía y una muy buena manera es a través de la implementación de estos jardines urbanos. Debido a la ecología de las especies, lo escarpado y difícil acceso del terreno en el cual viven, son pocas las personas que tienen la oportunidad de conocerlas. Usando los jardines de conservación, que incluyen la instalación de señalética educativa, esperamos dar la oportunidad de valorarlas y apreciar su belleza”.

Por su parte, Carolina Pañitrur, Directora del proyecto y Encargada del Banco Base de Semillas de INIA, recalcó la importancia de esta actividad indicando que “la implementación de estos jardines urbanos permitirá acercar la flora nativa de la región a la comunidad, aumentando el conocimiento y valoración de ellas por parte de las personas. Es importante mencionar que, además de destacar por su belleza, la mayoría de estas especies son endémicas de la zona, por tanto, forman parte de la identidad de la región. Finalmente recalcó que “varias de estas especies están amenazadas de extinción, por lo que la creación de estos jardines servirá como una manera de protegerlas y promover su conservación ex situ”.

Jardines urbanos

En Tocopilla, el espacio que se utilizó para habilitar este jardín urbano corresponde a un sector en la Plaza Monumento Alexis Sánchez, donde se plantaron ejemplares de las siguientes siete especies: Dalea azurea (Dalea), Dicliptera paposana (Dicliptera), Salvia tubiflora (Salvia), Haplopappus deserticola (Cacho de cabra, bailahuén), Senna cumingii var. eremobia (Alcaparra), Senna paposana (Alcaparra de Paposo), Nolana lachimbensis (Sosa).

La mantención del jardín estará a cargo de la Ilustre Municipalidad de Tocopilla, a través del encargado de Medio Ambiente, Aseo y Ornato, Yasset Egaña, quien precisó: “estamos muy contentos porque estos jardines demostrativos se enmarcan en las líneas temáticas que nosotros queremos abordar, principalmente en la utilización de especies endémicas de la región. Además, que se incorpora la educación ambiental o concientización ambiental en el cuidado de éstas. Crear áreas verdes con estas especies, que ya están adaptadas al clima, nos permite tener menos requerimientos de cuidado, como por ejemplo, necesitan menos riego, menos podas, distinto a las especies que no están adaptadas al clima de la zona”, concluyó.

En Antofagasta, el espacio utilizado se encuentra en el acceso del edificio Corfo, y su mantención estará a cargo de la administración del inmueble. Aquí se plantaron 24 ejemplares de las siguientes especies: Dalea Azurea, Dicliptera paposana, Salvia tubiflora, Senna cumingi, Senna paposana, Nolana lachimbensis, Plantago nebularis, Senecio antofagastanus.

Por último, para el caso de Taltal, se instalaron dos jardineras. Una de ellas en el Parque Urbano “Cerro la Virgen” y la segunda, en el museo Agusto Capdeville. La primera estará a cargo de la Ilustre Municipalidad de Taltal, y la segunda, del propio museo. En la comuna las especies sembradas son 15 y corresponden a: Dalea azurea, Dicliptera paposana, Salvia tubiflora, Senna cumingi, Senna paposana, Senna brongniartii, Puya boliviensis, Diplostephium paposanum, Oxyphyllum ulicinum, Ophyosporus anomalus, Berberis actinacantha, Argylia radiata, Plantago rancaguae, Moscharia sp., Erigeron paposanum.

El alcalde de la comuna Guillermo Hidalgo Ocampo, comentó que “para nuestra comuna de Taltal en donde se encuentra la mayor biodiversidad y amenaza de flora endémica de la región, es prioridad potenciar la conservación de estas especies y acercar a la comunidad a reconocer en los jardines urbanos demostrativos, las distintas especies florales de nuestra zona”.

El compromiso asumido por las contrapartes consiste básicamente en el cuidado y protección, las labores de riego, desmalezado y manejo posterior de las plantas.

Avances del estudio

A la fecha, en el marco del estudio “Diagnóstico y Conservación de la Flora Costera de la Región de Antofagasta”, se han realizado diversas acciones entre las que destaca la caracterización de sectores potenciales para realizar actividades de reintroducción. En el caso específico de Tocopilla, el sitio escogido fue Quebrada Quillagua, donde se realizó un rescate de especies por parte de alumnos y docentes del Liceo Domingo Latrille. El área de plantación correspondió a una ladera con exposición sur, cuyo suelo tiene un buen drenaje y la vegetación presente permitió asumir que existía influencia de la neblina. Para asegurar el establecimiento y la supervivencia de las plantas, se instalaron mallas de protección.

En esta área se reintrodujeron 60 individuos de cuatro especies: Malesherbia tocopillana, Heliotropium jaffuellii, Nolana clivicola y Ophryosporus anomalus.

En tanto, en Cerro Mirador, sector de Paposo comuna de Taltal, se reintrodujeron ocho especies divididas en dos sectores. Este lugar aporta con características importantes para el desarrollo del ensayo de reintroducción, tales como: accesibilidad, características de suelo y relieve. En ambos sectores de este sitio se establecieron las siguientes especies: Dalea azurea, Dicliptera paposana; Puya boliviensis, Salvia tubiflora, Senna paposana, Croton chilensis, Nicotiana solanifolia, y Apium panul. En total, para el Sitio Mirador, se establecieron 520 individuos de las ocho especies mencionadas.


Por: El Diario
Autor: El Diario de Antofagasta
Fecha de publicación: 2023-01-06 13:23:51
Fuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.