Las obras que pasan a ser de dominio público en el año 2023

  • Caducaron los derechos de autor de varias obras publicadas en1927, por lo que pueden ser utilizadas libremente

Cada año, los derechos de autor de cientos de autores fallecidos se liberan para ser de dominio público. Una medida que permite preservar la cultura más allá de intereses privados, volviendo accesible para todo el mundo historias, sonidos y personajes que trascendieron los límites de lo comercial. A partir de ese momento, sus obras pueden ser libremente reproducidas, adaptadas y reinventadas, lo que da pie no solo a la democratización del arte, sino también a expandir la creatividad con nuevas reinterpretaciones de las versiones clásicas.

Por ese motivo, el Centro para los Estudios del Dominio Público de la Universidad de Duke publica cada 1° de enero una lista de todos trabajos que a partir de ese año pierden la protección de los derechos de autor en Estados Unidos. Películas, libros, canciones y grabaciones forman parte de este registro, que en esta oportunidad incluyó obras publicadas originalmente en 1927.

¿Qué obras se liberaron este año?

Cine

Las obras que pasan a ser de dominio público en el año 2023
Metrópolis (1927), de Fritz Lang. Foto: Cortesía

Una de las películas que más llama la atención en la lista es Metrópolis, de Fritz Lang. Considerada como una obra maestra del cine expresionista alemán, fue también la primera cinta en ser amparada en el programa Memoria del Mundo de la Unesco. También está The Jazz Singer, de Alan Crosland, la cual marcó el final de la era del cine mudo. Fue la primera película en usar un sistema de sonido y diálogos sincronizados con la imagen. También es catalogada como una obra de valor histórico, preservada en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

Otra que destaca es Wings, de William A. Wellman, la cual fue la ganadora de la primera edición de los Premios Oscar en 1929, en la categoría de Película sobresaliente (actualmente Mejor Película). Además está The Lodger: A Story of the London Fog, primera cinta de suspenso del reconocido director Alfred Hitchcock en la que mostró su estilo característico. 7th Heaven, de Frank Borzage, que en esa primera edición del Oscar ganó en Mejor Dirección de drama, Mejor Actriz y Mejor Adaptación. También fue la inspiración del director Damien Chazelle para el final de su obra de 2016, La la land.

La lista también brilla por la inclusión de cintas de directores que marcaron el cine clásico, como Cecil B. DeMille, con The King of Kings. También Friedrich W. Murnau, con Sunrise y John Ford, con Upstream. Igualmente está el caso de London After Midnight, de Tod Browning, y The Way of All Flesh, de Victor Fleming. Ambas, si bien entraron al dominio público, no se pueden conseguir ya que su material está reportado como perdido.

Libros

Las obras que pasan a ser de dominio público en el año 2023
Sherlock Holmes. Foto: Cortesía

Un personaje que oficialmente pasa al dominio público es el detective británico Sherlock Holmes, creado en 1887 por Arthur Conan Doyle. Su último libro, The Case-Book of Sherlock Holmes, entra en la lista completando la totalidad de sus historias y relatos liberados. También la versión original de la novela The Gangs of New York, de Herbert Asbury.

En ambos casos ocurre lo mismo que el año pasado, cuando se liberaron los derechos de Winnie the Pooh. Con el oso creado por Alan Alexander Milne, solo se puede reproducir al Pooh original de los cuentos, pues su versión con camisa roja todavía sigue siendo propiedad de Disney. En el caso de Sherlock Holmes, se debe tener cuidado de ser fiel a sus novelas, pues los derechos de sus películas y series de televisión aún pertenecen a sus respectivas productoras. Lo mismo ocurre con la cinta Gangs of New York (2002), de Martin Scorsese. 

Entre los libros más importantes que entran en la lista están To the Lighthouse, de Virginia Woolf, considerada una de las mejores novelas en lengua inglesa del siglo XX. Men Without Women, del ganador del premio Nobel de Literatura estadounidense Ernest Hemingway. The Big Four, novela de misterio de Agatha Christie protagonizada por su célebre detective, Hércules Poirot. Y Mosquitoes, del también ganador del Nobel, William Faulkner. Copper Sun, del poeta afroestadounidense Countee Cullen y Twilight Sleep, de Edith Wharton.

Otras obras liberadas son Death Comes for the Archbishop, de Willa Cather; The Bridge of San Luis Rey, de Thornton Wilder y Now We Are Six, de A. A. Milne con ilustraciones de E. H. Shepard. También está The Tower Treasure primer volumen de la saga de misterio para niños The Hardy Boys, escrita por Charles Leslie McFarlane bajo el seudónimo de Franklin W. Dixon.

Un caso interesante es el de libros que, al estar registrados en Estados Unidos, estaban protegidos por sus leyes de propiedad intelectual, pero que actualmente solo se vencieron en el idioma original en el que estaban escritos. Esto ocurre con las versiones en alemán de Der Steppenwolf, de Hermann Hesse, y Amerika, de Franz Kafka. También con la versión francesa de Le Temps retrouvé, última entrega de En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust.

Música

Las obras que pasan a ser de dominio público en el año 2023
Louis Armstrong. Foto: Cortesía

El Centro para los Estudios del Dominio Público destacó que este año las composiciones musicales liberadas incluyen géneros florecientes como el blues y las primeras formaciones de jazz. También hay una cantidad considerable de piezas de musicales de Broadway y cuñas publicitarias. El instituto acota que, en estos casos, solo se liberó la letra y partitura son libres, más no grabaciones posteriores de esa música.

Cita como ejemplo “Puttin’ on the Ritz”, de Irving Berlin, el cual si bien ahora es de dominio público, no ocurre con sus interpretaciones hechas por Harry Richman y Fred Astaire en 1930, las cuales tienen su propio copyright. Así, la música puede ser reproducida e incluso incorporada a nuevas composiciones, siempre que no sea una grabación directa de otro creador.

Entre las piezas destacadas de la lista están “(I Scream You Scream, We All Scream for) Ice Cream”, de Howard Johnson, Billy Moll y Robert A. King; “Potato Head Blues” y “Gully Low Blues”, ambas de Louis Armstrong. También “Diane”, de Erno Rapee y Lew Pollack; “Mississippi Mud”, de Harry Barris y James Cavanaugh; “My Blue Heaven”, de George Whiting y Walter Donaldson; “Black and Tan Fantasy” y “East St. Louis Toodle-O”, de Bub Miley y Duke Ellington.

De las composiciones sacadas de musicales, figura “The Best Things in Life Are Free”, de la obra Good News. También “Funny Face” y “’S Wonderful”, de Funny Face;  “Can’t Help Lovin’ Dat Man” y “Ol’ Man River”, de Show Boat. Finalmente, del compositor Thomas Waller, se liberaron los temas “Rusty Pail Blues”, “Sloppy Water Blues” y “Soothin’ Syrup Stomp”.

En español

La Biblioteca Nacional de España también publicó recientemente su lista de autores españoles que pasan a ser de dominio público en 2023. La lista de este año incluye a 177 escritores fallecidos en 1942, cuya obra está en proceso de digitalización para su libre consulta en la página web de la biblioteca.

Entre los autores destacados está el poeta y dramaturgo Miguel Hernández, parte de la Generación del 36 y autor de obras como Perito en Lunas (1933), Nanas de la cebolla (1939) y Cancionero y romancero de ausencias, publicado póstumamente en 1958. Juan Montseny Carret, conocido como Federico Urales, fundador de la Revista Blanca y autor de El hombre y la locura humana (1925) o Sembrando flores (1906).

Fuera de lo literario, también entran en dominio público las composiciones de Luisa Casagemas Coll, violinista catalana y una de las primeras mujeres en escribir óperas en España. También Lola Cabello, reconocida cantaora de flamenco y cancionista, quien también tuvo una destacada carrera en el cine y el teatro.

¿Cuándo una obra pasa a dominio público?

El Convenio de Berna se encarga de regular las leyes en el mundo para la protección de los derechos de autor. Actualmente está suscrita por 176 Estados y establece que la exclusividad del copyright de una obra debe durar toda la vida de su autor, además de un plazo mínimo de 50 años posteriores a su muerte. No obstante, cada país fija libremente la cantidad de años que pueden pasar antes de liberar una obra.

Por ejemplo en Venezuela ese plazo es de 60 años, mientras que en México es de 100 años después. En Estados Unidos, no se libera la totalidad de la obra de un creador tras su muerte, sino que este plazo se cuenta a partir de la fecha de publicación de cada uno de sus trabajos por separado. De este modo, cuando una obra cumple 95 años de antigüedad pasa a ser de dominio público.

Antes el plazo era más corto, de 75 años, pero en 1998 el congresista Sony Bonno logró aprobar su extensión por 20 años más. Se le llamó peyorativamente “Acta de Protección de Mickey Mouse”, debido a la presunta influencia de The Walt Disney Studios en su elaboración, pues en 2003 iban a vencer sus derechos sobre el personaje. Aun así, de no haber futuros cambios en la ley, el popular ratón pasará inevitablemente a ser de dominio público en 2024.

Noticias relacionadas

Autor: Jordan F.
Fecha de publicación: 2023-01-09 07:30:01
Fuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.