“Aún no se tienen pistas del vehículo que causó accidente donde murió mi hija”

Claudio Navas, padre de Andrea Claribeth Navas Zambrano, una joven de 22 años que perdió la vida en un accidente de tránsito acaecido el 16 de diciembre, en Las Vegas de Táriba, pide apoyo a la colectividad tachirense para dar con los presuntos responsables del hecho, los cuales, según testigos, se trasladaban en un vehículo Toyota, modelo Machito.

Vale recordar que la víctima, que era estudiante de Contaduría en la Universidad de Los Andes, viajaba como parrillera en una motocicleta, Águila, identificada con la placa AD8T62V, de color rojo, conducida por su novio, Johandry Mendoza, de 25 años, cuando, según versiones preliminares, fueron embestidos por una camioneta Toyota, tipo Machito, que luego se dio a la fuga, hasta colisionar frontalmente con un vehículo Renault Megan.

Ambos quedaron sobre el pavimento. La muchacha habría fallecido al instante, debido a la gravedad de sus lesiones. Entre tanto, el muchacho fue trasladado al Hospital Central, por una comisión del Cuerpo de Bomberos San Cristóbal y Protección Civil Táchira. Fue diagnosticado con politraumatismo generalizado, traumatismo maxilofacial y fractura de rodilla derecha.

«Las investigaciones continúan, pero aún no hay pistas del vehículo que causó el accidente donde murió mi hija. Los testigos solo saben que fue un ´Machito´ que no tenía placa en la parte trasera. Lo que hemos averiguado es que este llegó a El Junco y tomó vía Capachito. Es por eso que queremos pedirles a las personas que esa noche estuvieron en el lugar y fueron testigos del hecho, que nos ayuden para poder encontrar a los culpables», indicó Claudio Navas.

Cualquier información será de gran ayuda

Sobrellevando el dolor por lo acontecido, la familia Navas Zambrano busca cerrar, en parte, este triste episodio, proceso en el que la justicia podría ser una especie de bálsamo.

En tal sentido, a través de un video enviado al equipo de Sucesos del Diario La Nación, exhortan a quienes puedan dar una pista en cuanto a la ubicación de los propietarios del vehículo tipo Machito, a condolerse de ellos y hacérsela llegar.

«Somos los padres de Andrea Navas, la muchacha que tuvo el accidente el 16 de diciembre en Las Vegas de Táriba. Estamos haciendo una nueva publicación para que las personas que estuvieron en el accidente, esos testigos presenciales nos apoyen. Hay una señora que sale en un video diciendo que ella presenció todo, que ella vio todo. La verdad es que nosotros le pedimos la colaboración a todos los que nos puedan ayudar a solucionar este caso» indica Claudio Navas en un video, acompañado por su esposa y su hijo menor, quien tiene en su regazo un retrato de la joven.

En cuanto a las investigaciones, las cuales se desarrollan bajo las directrices de la Fiscalía Quinta del Ministerio Público, comentó Navas que estas prosiguen su curso. En tal sentido, agradece el empeño de los representantes de la justicia en la entidad.

«El Ministerio Público nos ha tendido la mano. La Fiscalía Quinta viene trabajando en el caso, recaudando pruebas en torno al accidente vial donde murió Andreita. De hecho, el fiscal nos ha recibido siempre muy atento y nos están brindado todo el apoyo. En este sentido, el conductor del otro carro involucrado, el Renault Megan, está a disposición de los tribunales correspondientes», dijo Navas.

Es un dolor indescriptible

Para sus familiares y amigos, Andrea era una persona que trasmitía paz con su sonrisa luminosa. Siempre llenaba de alegría la casa de sus abuelos y sus padres. Una muchacha que quería salir adelante a punta de esfuerzo y perseverancia.

«Pero todo cambió ese fatídico día. Quedarán en el aíre sus proyectos, sus esperanzas de progreso, de formar una familia como Dios manda. Con ella mueren todos esos sueños y anhelos que tenía. Ella es como uno de esos ángeles que Dios nos pone en la vida y luego se los lleva para seguir cumpliendo su misión en los cielos. Así culminó su ciclo de vida aquí en la tierra», comentó Navas al equipo de La Nación.

Recuerda que Andrea nació el 14 de marzo del año 2000, en el Hospital Central de San Cristóbal, y a los 3 años inició el Preescolar en el colegio “Andrés Eloy Blanco”. Luego comenzó la primaria en el colegio “Monseñor Arias Blanco”. El Bachillerato lo cursó en la Unidad Educativa Nacional “J. A. Román Valecillos” conocida como “La Normal”, en donde se graduó como Técnico Medio en Contabilidad.

«Luego inició estudios en una universidad privada, pero por la situación económica del país no pudo seguir. Hizo los trámites para entrar a la ULA y empezó Contaduría».

Explican los Navas Zambrano que la muchacha aprendió a trabajar con cejas y pestañas e inició un emprendimiento. Abrió un Instagram para dar a conocer su trabajo cosmético. Ella aprendió de que todo en la vida no es regalado, que todo se debe ganar con esfuerzo y trabajo.

«Ella era especial con su hermanito. Y a nosotros nos apoyaba en la venta de perros calientes, en este emprendimiento familiar. Siempre sonriente y dispuesta. También nos acompañaba en la Iglesia. Pertenecía a los grupos juveniles. Allí era considerada una líder, apoyando a los demás. Era una muchacha dedicada al estudio, bien portada, y que por ello salía con buenas notas. No había que mandarla a estudiar o a hacer las tareas, pues lo hacía por propio interés. Aunque no teníamos riquezas materiales, ella tenía sus valores».

Síguenos en nuestro Telegram, Twitter, Facebook, Instagram y recibe de inmediato los hechos noticiosos al día y a la hora



Por: Noticias al dia y la hora
Fecha de publicación: 2023-01-09 08:34:37
Fuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.