AIE: el mundo está entrando en una nueva era industrial con la fabricación de tecnologías limpias

Foto: Pixabay

Según un nuevo informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), el mundo se adentra en “una nueva era de fabricación de tecnologías limpias” que podría suponer cientos de miles de millones de dólares anuales a finales de la década y generar millones de puestos de trabajo.

El informe “Perspectivas de la Tecnología Energética 2023” de la AIE publicado este jueves, en el que se habla de “los albores de una nueva era industrial”, analiza la fabricación de tecnologías como turbinas eólicas, bombas de calor, baterías para vehículos eléctricos, paneles solares y electrolizadores para hidrógeno, indica una nota de World Energy Trade.

En una declaración que acompañaba a su informe, la AIE afirma que su análisis mostraba que “el mercado mundial de tecnologías clave de energías limpias fabricadas en serie” tendría un valor aproximado de 650.000 millones de dólares anuales en 2030, lo que supone multiplicar por más de tres los niveles actuales.La previsión de la organización con sede en París tiene una salvedad, y es que se basa en que los países de todo el mundo cumplan en su totalidad los compromisos relacionados con la energía y el clima, una tarea importante que requerirá tanto voluntad política como músculo financiero.

“Los puestos de trabajo relacionados con la fabricación de energías limpias se duplicarían con creces, pasando de los 6 millones actuales a casi 14 millones en 2030“, señaló la AIE, “y se espera un crecimiento industrial y del empleo aún más rápido en las décadas siguientes a medida que avancen las transiciones”.

Algunos vientos en contra

 

A pesar de lo anterior, la AIE señaló la existencia de posibles vientos en contra relacionados con las cadenas de suministro, un problema de larga data que el aumento de las tensiones geopolíticas y la pandemia de coronavirus han puesto de relieve en los últimos años.

Su informe destaca “los niveles potencialmente arriesgados de concentración en las cadenas de suministro de energía limpia, tanto para la fabricación de tecnologías como para los materiales de los que dependen”.

La agencia de la energía señala que existen posibles vientos en contra relacionados con las cadenas de suministro, un viejo problema que se ha agudizado en los últimos años.

En cuanto a las tecnologías de fabricación masiva, como las baterías, los paneles solares, la energía eólica, las bombas de calor y los electrolizadores, la AIE afirmó que los tres mayores países productores representaban “al menos el 70% de la capacidad de fabricación de cada tecnología, con China dominando en todas ellas”.

“Mientras tanto, gran parte de la extracción de minerales críticos se concentra en un pequeño número de países”, añadía. “Por ejemplo, la República Democrática del Congo produce más del 70% del cobalto mundial, y sólo tres países –Australia, Chile y China– concentran más del 90% de la producción mundial de litio”.

El mundo ya está viendo los riesgos de unas cadenas de suministro tensas, que han hecho subir los precios de las tecnologías de energía limpia en los últimos años, dificultando y encareciendo la transición de los países hacia una energía limpia.

El aumento de los precios del cobalto, el litio y el níquel provocó la primera subida de los precios de las baterías de los vehículos eléctricos, que aumentaron casi un 10% en todo el mundo en 2022. El costo de las turbinas eólicas fuera de China también ha aumentado tras años de descensos, y se observan tendencias similares en la energía solar fotovoltaica.

Fuente: World Energy Trade

Por: Finanzas Digital
Autor: Juan Carlos Pérez
Fecha de publicación: 2023-01-12 15:55:37
Fuente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.