#España | 12 planes para celebrar San Valentín estando embarazada

Son muchas las personas a las que les encanta el día de San Valentín. Es romántico, puede ser muy divertido y es la manera perfecta de pasar tiempo con tu pareja. Sin embargo, si estás embarazada, una noche de fiesta en la ciudad podría ser lo último que se te pase por la cabeza. Las noches de cita pueden ser cosa del pasado, y puede parecer que el Día de San Valentín durante el embarazo no vale la pena. Pero el hecho de que tengas un pequeño en camino no significa que no puedas disfrutar del romance. Celebrar el Día de San Valentín durante el embarazo significa que quizás debas ser creativa y cambiar tus planes habituales, pero no hay mejor momento para demostrarle a tu pareja cuánto os amáis. Os queremos ayudar a celebrar este día, con los 12 planes para celebrar San Valentín estando embarazada

Planes para celebrar San Valentín

Cualquier día es estupendo para decirle “te quiero” a la persona amada e incluso para demostrárselo. Sin embargo, en ocasiones, por dejadez o simplemente por el ritmo de vida ajetreado que se lleva, eso no se hace. De ahí que cobre especial relevancia el Día de los Enamorados que está a punto de llegar. En este caso, lo que queremos es darte cuenta de varios planes para celebrar San Valentín estando embarazada.

Toma nota, ten por cuenta que viviréis una jornada realmente especial y mágica:

Cena romántica en un restaurante

Una de las mejores maneras para festejar vuestro amor es que hagáis una reserva para cenar en ese restaurante que tanto os gusta o bien en el que siempre habéis querido probar. No hay mejor ocasión que esta para no mirar tanto el bolsillo, salir de casa, dejar de lado el estrés y las preocupaciones, y únicamente pensar en vosotros.

Alivia tensiones con un masaje en pareja

Si pensabas que un masaje en pareja estaba descartado este San Valentín porque estás embarazada, tenemos una gran noticia. En realidad, se recomiendan los masajes durante el embarazo si tiene más de 3 meses de embarazo.

Cargar un bebé ejerce mucha presión sobre su cuerpo, por lo que masajear y estirar esos dolores y molestias te ayudará a sentirte más a gusto y a aumentar la circulación. También es una gran manera de vincularse con el bebé . ¿Y hacerlo con tu pareja a tu lado? Aún mejor.

Solo asegúrate de reservar con un masajista de embarazo certificado, ya que los masajes de embarazo son un campo especializado.

Prepara una sesión de fotos

Las fotos de la barriga embarazada son cada vez más populares entre las mujeres embarazadas. Otra idea para el Día de San Valentín cuando estás embarazada es regalarle a tu pareja fotos divertidas o sexys del embarazo.

El embarazo es algo hermoso, pero a veces, las futuras mamás no se sienten tan glamorosas o hermosas como les gustaría . Una sesión de fotos de embarazo es una buena manera de aumentar la confianza y resaltar tu nuevo cuerpo de una manera sexy y poderosa.

La mejor parte es que ni siquiera necesitas contratar a un fotógrafo si tienes un presupuesto limitado . Puede hacer su propia sesión de fotos con una cámara, un temporizador y un trípode o soporte. Tu pareja puede incluso hacer de director y hacer las fotos por ti; simplemente use un temporizador en la cámara para capturar imágenes de los dos.

Prepara un spa en casa

Tener una sesión de mimos puede ser algo encantador para hacer en pareja. Sin embargo, reservar una cita en el spa para el Día de San Valentín durante el embarazo puede ser un poco desafiante, entonces, ¿por qué no llevar el spa a casa?

Consigue  bombas de baño y lociones. Coloca música relajante, enciende tus velas favoritas, prepara un baño y poneros vuestras sus más cómodas. Pasad la noche disfrutando de la calma juntos.

Disfruta del aire libre y salir a caminar

Mantenerse activa durante el embarazo es bueno para la mente y el cuerpo. Entonces, una de nuestras ideas favoritas para el Día de San Valentín durante el embarazo es dar un paseo con tu pareja. Es una forma barata y divertida de pasar tiempo juntos y también de disfrutar del aire libre. Prepara un picnic o tus refrigerios favoritos y una cesta y ve a un lugar donde nunca hayas estado antes. Sabemos que hace un poco de frío en febrero, así que abrigaos. Si estás en las últimas etapas del embarazo, dar un largo paseo también puede ser una buena manera de estimular el parto.

Velada especial en casa

También puede suceder que la economía no esté para tirar cohetes, como se suele decir. Pero ese no es motivo para no celebrar San Valentín. Se puede organizar una velada especial en casa igual o incluso más romántica si cabe.

Únicamente hay que apostar por crear el ambiente adecuado, preparar una cena rica y que no incluya ninguno de los alimentos que tienen prohibidos las embarazadas y luego dejarse llevar.

Acudir al teatro

De la misma manera, otra manera de festejar el Día de los Enamorados es aprovecharse para darse un capricho y acudir a esa obra de teatro que desde hace tiempo se quiere disfrutar. La cartelera de cada ciudad es muy amplia en este sentido, pero eso sí, hay que reservar cuanto antes las entradas porque en esas fechas los llenos se suelen producir.

Sorpresa inesperada

Otro plan perfecto y que puede emocionar muchísimo a la embarazada es llevarla a un sitio muy especial, donde vivirá uno de los momentos más inolvidables de su vida. En concreto, nos estamos refiriendo a que se acuda a uno de los distintos centros que hay de ecografías en 3D o 4D para que se puedan ver imágenes más realistas del pequeño que viene en camino.

Eso sí, para acometer este plan es necesario informarse previamente de si la gestante se encuentra en las semanas adecuadas para poder llevarle a cabo estas pruebas que son absolutamente indoloras.

Sesión de cine

En el caso de que la futura mamá esté de baja por prescripción mamá y tenga que permanecer en reposo se puede celebrar, de igual modo, San Valentín en casa. Así, se puede optar por la alternativa de cena y velada o bien por una sesión de cine, en la que la pareja junta y en el sofá podrá mimarse y compartir las películas que más les gusten.

Bienestar en pareja

Otro de los planes más interesantes que se pueden llevar para la citada fecha romántica consiste en preparar una sesión de bienestar en pareja, de las que se ofrecen en spas o centros wellness. Eso sí, antes hay que informarse de qué tratamientos o masajes son adecuados o no para las embarazadas, porque no todos se pueden llevar a cabo por su estado.

Paseo en limusina

Si quieres hacer algo muy especial para San Valentín, sin duda alguna, una de las propuestas que más se ajustan a ese calificativo consiste en alquilar una limusina. Sí, como lo has leído. Puedes contratar los servicios de ese espectacular vehículo para que, durante una hora, con absoluta intimidad y con la música que elijáis, podáis recorrer los rincones más especiales de vuestra ciudad.

Es una estupenda alternativa para, por ejemplo, realizar un trayecto por los rincones de esa urbe que han sido importantes por algún motivo en vuestra relación de pareja.

Noche fuera de casa

De la misma manera, otro plan perfecto, romántico e inolvidable para festejar vuestro amor es el de que paséis una noche fuera de casa. En función de vuestros gustos o de la capacidad económica que tengáis, podéis optar por reservar una habitación en una casa rural, donde respirareis aire puro, o bien en un hotel especialmente romántico de la ciudad.

Sea cual sea la alternativa, os servirá para olvidaros de la rutina, para centraros solo en vosotros y para dejar de lado el estrés y los problemas. Lo único que importará será cuánto os queréis y que estáis viviendo juntos un momento especial: la próxima llegada de vuestro hijo.

Por: Ok Diario
Autor: Blanca Espada
Fecha de publicación: 2023-02-10 06:45:20
Fuente

¡No te pierdas de nada!
Síguenos en Telegram o únete a nuestro grupo de WhatsApp
También puedes seguirnos en Google Noticias
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.