Actividades que te ayudarán a evitar el dolor de espalda y cuello

Fuente: Noticias al día

Pasar largas jornadas frente al ordenador, las malas posturas en la oficina o en nuestro día a día, hacen que este mal siga aquejándonos.

Por ello en esta ocasión nos queremos detener en algunas disciplinas de entrenamiento que no ayudarán a evitar que estos dolores hagan acto de presencia.

Los días de relax de verano ya se han quedado atrás, y ahora el estrés y el día a día puede acabar por diezmar nuestra fortaleza. Muchas personas ven afectada su espada. Dolores musculares, contracturas… son algunos de los efectos que podemos tener en esta parte del cuerpo si no ponemos remedio. Fortalecer la zona y mejorar el estado general de la misma es fundamental para evitarlos.

Es cierto que muchas veces cometemos errores a la hora de entrenar. Sobre todo la adopción de malas posturas en multitud de ejercicios. Esto lo que puede conseguir es que nos lastimemos la espalda sin darnos cuenta. Por ello es necesario que sepamos cómo entrenar, y sobre todo, cuáles son los deportes que mejor nos van a servir a la hora de prevenir los dolores de espalda y cuello.

Las sobrecargas musculares, los excesos a la hora de levantar cargas, la falta de estiramientos… Estas son algunas de las malas costumbres que hacen que nuestra espalda se resienta. Por ello nos debemos decantar por actividades que protejan esta parte del cuerpo mientras nos ayudan a fortalecer la musculatura al completo de nuestro cuerpo.

Las actividades que vamos a destacar tienen algo en común, y es que todas ellas están pensadas pata trabajar con nuestro propio cuerpo, y así conseguir que poco a poco fortalezcamos los músculos. El respeto por las diferentes partes del cuerpo será máximo de este modo. Vamos a utilizar movimientos totalmente naturales que se adecuan a la perfección a los naturales que llevamos a cabo cuando nos movemos.

Yoga, una actividad que nos ayudará a conseguir relajar la espalda y conseguir una mejor postura.

Por este motivo, y para que lo tengamos muy en cuenta, vamos a destacar en primer lugar una actividad muy respetuosa con las diferentes partes del cuerpo. Se trata del Yoga. Esta actividad lo que busca es el control del cuerpo mediante la mente. El yoga une cuerpo y ,mente mediante una serie de posturas conocidas como asanas. De este modo lo que se busca es un control total de todas las partes que componen nuestro organismo.

Dentro de este control entraría la espalda y los músculos de la misma. Es cierto que con el yoga el fortalecimiento muscular no es tan intenso como con otras actividades. Lo que sí debemos tener en cuenta es que aunque no sea tan fuerte, el estado general de los músculos mejorará considerablemente, así como el de las articulaciones que componen la espalda. Sobre todo, la parte del cuello se verá liberada de tensiones.

Con el yoga lo que conseguimos es, mediante la elongación muscular, activar la circulación sanguínea y el aporte de nutrientes a los músculos. Además, nos sentiremos mucho más aliviados de tensiones, pues este estiramiento de las fibras, hará que se encuentren más flexibles y menos rígidas. De este modo lo que conseguiremos será mejorar el estado de la espalda y su movilidad general.

El pilates, otra actividad perfecta para conseguir que la espalda esté más relajada.

Otro deporte que nos servirá para conseguir mejorar el estado general de la espalda y cuello es el pilates. Seguro que todos nosotros conocemos de sobra esta actividad. Pero igual muchos no sabemos que es muy bueno para acabar con las molestias y dolores de todas las partes y articulaciones del cuerpo.

Al igual que en el yoga, con el pilates trabajamos cuerpo y mente conjuntamente, ya que esta modalidad abarca el cuerpo como un todo. Lo que persigue el pilates es un trabajo muscular concienzudo, desde los músculos más externos y conocidos, hasta los más escondidos y recónditos que casi nunca se trabajan. Para ello lo que hace es realizar una serie de movimientos y ejercicios que nos permiten activar y poner a funcionar estos músculos.

Este trabajo tan en conciencia y pormenorizado de las distintas partes del cuerpo, hará que nuestra espalda se fortalezca por completo desde adentro hacia afuera. Pero además, lo que debemos destacar es la manera de conseguirlo. El pilates no es un deporte irrespetuoso con el cuerpo ni con sus partes. De hecho está pensado para rehabilitaciones. Por ello siempre el trabajo que vamos a llevar a cabo será el adecuado y nunca pondrá en riesgo ninguna parte de nuestro cuerpo. De este modo lo convierte en una actividad perfecta para fortalecer la espalda y evitar así dolores.

TRX, una buena manera de fortalecer la espalda con nuestro propio peso.

En tercer lugar nos vamos a detener en otra actividad. En este caso sería el deporte conocido como TRX. Como ya hemos visto, el TRX se lleva a cabo con unas cintas en las que, mediante nuestro propio peso corporal y la colocación del mismo, conseguiremos trabajar las diferentes partes del cuerpo. Es un buen método para fortalecer los músculos en cualquier lugar, además de ser respetuoso con articulaciones.

Con el TRX lo que conseguiremos será un buen fortalecimiento de la zona de la espalda y cuello, pero sobre todo lo que debemos tener en cuenta es el poco riesgo que vamos a correr a la hora de desempeñar esta actividad. Esto es debido a que en todo momento los movimientos que vamos a realizar están sustentados en movimientos reales del cuerpo, sin forzar, y siempre con nuestro propio cuerpo, añadiendo solo intensidad con la inclinación del mismo.

Por este motivo el TRX es perfecto para evitar el dolor de espalda y cuello, ya que nos ayudará a fortalecer los músculos directamente, además de respetar en todo momento los movimientos y postura y evitar tensionar en exceso esta parte del cuerpo. Además, con el TRX podemos conocer mejor nuestro cuerpo en todo momento y saber hasta donde somos capaces de llegar para no hacernos daño.

La natación, un clásico para hacer que la espalda se fortalezca y se libre de estrés.

En cuarto lugar nos vamos a detener en un clásico a la hora de mitigar los dolores de espalda mientras la trabajamos al completo. Se trata de la natación. Es uno de los deportes menos lesivos que existe, pero siempre sabiendo cómo debe realizarse de la mejor manera para evitar cargar demasiado la parte del cuello. Para ello la técnica es fundamental al nadar. Nunca arquear la espalda, ya que la tensión se traslada por completo al cuello.

No olvidemos que el agua es un medio totalmente inofensivo para los músculos y las articulaciones. Todas ellas permanecerán con menos presión que cuando estamos haciendo ejercicio en tierra. Por ello en este medio el riesgo de lesión o daño en alguna parte del cuerpo es mucho menor. De este modo será el medio ideal para conseguir que nuestros músculos se fortalezcan sin riesgo.

El fortalecimientos de éstos viene dado por la resistencia que supone el agua para nuestros músculos, que los pondrá a trabajar. Pero como hemos dicho antes, es importantísimo que nademos con la columna recta. Sacar la cabeza siempre fuera del agua cargará la zona cervical, que puede acabar lastimada. Solo sacaremos la cabeza del agua para conseguir aire, y será de manera lateral, para no hacernos daño.

Body Core, trabajar la zona  media del cuerpo para conseguir una espalda más fuerte.

En quinto lugar nos vamos a detener en un deporte o modalidad conocida como Body core. Se trata de una modalidad terapéutica focalizada en el fortalecimiento de toda la zona media de nuestro cuerpo. De este modo lo que conseguiremos será una espalda más fuerte, al igual que una pared abdominal que nos sujete mejor. De este modo conseguiremos mejorar en gran medida los dolores de espalda y cuello.

Para su ejecución, esta actividad combina a la perfección ejercicios funcionales con otros más focalizados al fortalecimiento de los diferentes músculos que se encuentran en esta parte del cuerpo. Pero es necesario que seamos siempre muy conscientes de nuestro cuerpo y los músculos que lo forman, para así trabajarlos de la mejor manera posible y lograr los objetivos que buscamos.

El Body core se realiza siempre en grupo, con un monitor preparado que nos ayudará a realizar las diferentes rutinas y lograr así conseguir los mejores resultados. Sobre todo, el trabajo lo vamos a realizar con el cuerpo, mediante movimientos funcionales. Es cierto que utilizaremos pesos externos, pero no serán elevados. Lo que buscamos es conseguir con movimientos más o menos habituales, fortalecer y mejorar la postura y con ello mejorar el estado de la espalda y la zona cervical en general.

Estas cinco actividades nos servirán para conseguir mejorar poco a poco el estado general de la espalda y el cuello. Eso sí, debemos ser constantes y poco a poco mejorar el estado y la tonificación muscular de la zona. Si permanecemos entrenando, poco a poco notaremos menos el dolor y el malestar en esta parte del cuerpo.

No olvidemos que la higiene postural y la buena colocación de la espalda son fundamentales a la hora de evitar que aparezca el dolor en esta parte del cuerpo. Para ello debemos ser conscientes de ello cuando nos sentamos o nos colocamos en nuestro trabajo, casa, entrenamientos…

Debemos tener en cuenta que aliviar la tensión en la zona es esencial. Para conseguirlo os recomendamos que siempre estiremos la espalda y la zona del cuello. De este modo lo que conseguiremos será aliviar tensiones en esta zona del cuerpo. Hacerlo de manera habitual, es decir, diariamente, en casa o en la oficina. Si somos constantes y combinamos los estiramientos con el entrenamiento, conseguiremos poco a poco una mejoras y disminución considerables de los dolores en esta parte.

Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas