El lago tóxico español que está de moda en Instagram

Fuente: BBC Mundo

Las balsas mineras de Monte Neme, ubicado en la comarca de Bergantiños (La Coruña), se ha convertido en un verdadero reclamo para los «instagramers» por sus color azul turquesa que invita a sacar una foto y compartirla en redes sociales. Sin embargo, bañarse en sus aguas tiene consecuencias ya que varios usuarios han manifestado problemas de salud.

El Colectivo Salvemos A Cabana -informa Efe- ha pedido el sellado por los riesgos para la salud de las balsas de residuos tóxicos en antiguas minas de los ayuntamientos coruñeses de Carballo y Malpica.

La plataforma ecologista exige el drenaje y sellado de las balsas mineras del Monte Neme ante el riesgo de accidentes y la toxicidad demostrada del agua de los depósitos, donde existe una «alarmante presencia» de elementos como el aluminio que supone un «riesgo para la salud pública y los ecosistemas».

Aunque la mayor parte de las fotos se realizan desde el exterior de las balsas, son varios los usuarios de esta red social que se han quejado de «vómitos», «mareos» e «irritaciones cutáneas» tras haberse bañado en sus aguas.

En la red social ya son más de 2.000 publicaciones en esta ubicación.

 

El color del agua procede del sílice, «que no es un producto tóxico, aunque sí mancha un poco la piel», según dijo a La Voz de Galicia Manuel Ferreiro, médico adjunto del servicio de urgencias del Complejo Hospitalario Universitario de La Coruña, que ha visitado este mítico entorno. «El baño allí está contraindicado. Primero, porque esas aguas son el resultado de la acumulación del agua de lluvia en una antigua explotación minera y, por tanto, puede haber elementos tóxicos que pueden ser perjudiciales para la salud. Y segundo, porque no es un baño seguro, porque al final es la balsa de una mina, en la que puede haber taludes, agujeros, fosos…».

Situada a casi 400 metros de altura, esta zona empezó a ser explotada en junio de 1923 en busca de wolframio (un material estratégico que ha estado en la lista de productos más codiciados desde la Segunda Guerra Mundial), pero acabó siendo una cantera de áridos hasta que en septiembre del 2012 cesó toda actividad extractiva. En estado puro, el wolframio se utiliza por ejmplo en la fabricación de filamentos para lámparas eléctricas o en las resistencias para hornos eléctricos.

Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas