Evacuadas en Alemania 350 personas de un club swinger en plena orgía

Fuente: ABC España

El personal del club llamó a emergencias tras producirse los primeros desmayos. Los bomberos accedieron al club, en el que se estaba celebrando una fiesta de alto contenido sexual con protección respiratoria y, tras una rápida comprobación, detectaron un exceso de monóxido de carbono en el aire, seguramente causado por la falta de ventilación. Tras pedir refuerzos, el jefe de bomberos ordenó la evacuación del edificio de tres plantas en el que ese momento había unas 350 personas celebrando la orgía.

En tangas y calzoncillos, en el mejor de los casos, el público salió a la calle. Los afectados hubieron de esperar durante unos tensos veinte minutos hasta que un total de 160 bomberos y policías repartieron toallas para que pudieran mínimamente cubrirse mientras se organizaba su transporte a un hospital cercano y pudiesen ser sometidos a un control rutinario. El ayuntamiento de Hattingen, una ciudad de 50.000 habitantes en la Cuenca del Ruhr, advertido del caso, fletó varios buses urbanos para facilitar el transporte. «Ha sido muy fuerte, yo no daba crédito. Nunca había visto algo así. Pero es mi trabajo, así que los ayudé a subir uno por uno como pude al autobús, arrancamos, y los dejé en su destino», ha declarado uno de los conductores a la radio local.

La policía de Hattingen ha comprobado después que se había disparado la alarma de monóxido de carbono, pero que debido al ruido y el volumen de la música, nadie la había escuchado. En conjunto once personas han recibido tratamiento médico, varias de ellas no por intoxicación respiratoria sino porque resultaron heridas durante la atropellada evacuación.

«Es necesario comprobar la capacidad del local, sospechamos que tenía capacidad para unas 160 personas y después de contarlas, ya en la calle, descubrimos que había unas 350» ha dicho el portavoz de los bomberos Jens Herkströter, que reconoce que es la misión más «curiosa» que le ha tocado hasta ahora. «Lo que podemos certificar es que no hubo explosión alguna ni tampoco incendio», ha certificado, dando a entender que la evacuación fue laboriosa porque aunque hablaban con los huéspedes estos lo tomaban a broma y seguían a lo suyo. Después de la evacuación, el edificio fue inspeccionado por los bomberos, el deshollinador del distrito y el personal del servidor de gas, que corroboraron que todas las mediciones fueron negativas.

Finalmente, a los invitados se les permitió regresar desde el hospital al edificio para recoger sus pertenencias personales. «La fiesta no continuó», informó el departamento de bomberos. «Muchos invitados, a pesar de la desafortunada situación, entendieron completamente el trabajo de los servicios de emergencia».

El monóxido de carbono (CO) es un gas incoloro, inodoro e insípido. Esto lo convierte en un peligro particularmente traicionero: si fluye, puede, a diferencia del humo, no verlo ni olerlo. Por eso también se le llama «asesino silencioso». Su envenenamiento provoca una falta masiva de oxígeno en el cuerpo. Las consecuencias incluyen dolores de cabeza, palpitaciones, náuseas, apatía, falta de aliento y, en el peor de los casos, muerte, según la concentración.

Suscribir vía Telegram
Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas