FOTOS desde Adentro: Permitir “bochinches” tiene un precio en comisarias del estado Lara #Venezuela

Lo sucedido en la comisaría en Río Claro desnudó la realidad que sucede en muchos de los CDP de los 5 cuerpos de seguridad que hay en Lara. Detenidos y familiares se bajan de “la mula” para gozar de cosas que no están permitidas.

 

Euseglimar González | LA PRENSA de Lara.- En los Centros de Detención Preventiva (CDP) de las comisarías de Lara el presunto soborno de presos a policías se hace para obtener “beneficios” que están prohibidos en los calabozos. Visitas conyugales y “desplazamiento” fuera de las celdas es lo que más desembolsillan los privados, pues llegan a pagar hasta 80 mil bolívares para, por ejemplo, tener a una amante tras barrotes.

Lo sucedido en la comisaría en Río Claro desnudó la realidad que sucede en muchos de los CDP de los 5 cuerpos de seguridad que hay en Lara. Detenidos y familiares se bajan de “la mula” para gozar de cosas que no están permitidas.

Un familiar de un detenido en CDP explicó a LA PRENSA que la más “pagada” y “solicitada” por los presos es la visita conyugal que para calabozos policiales está prohibida. Esta rutina consiste en que una pareja de los privados pueda pernoctar dentro de la comisaría para mantener relaciones sexuales y como el caso de Río Claro, hasta parrandear y consumir alcohol.

Deivis la “Fresa”, uno de los fugados y abatidos de Río Claro, evidenció esta modalidad cuando en su Facebook mostró fotos dentro de una de las celdas con una mujer. Abrazados, muy amorosos y sentados se veían, además de que en otras imágenes se observa cómo los presidiarios tenían máquina para cortarse el cabello, gaveras y botellas de cerveza entre otras cosas.

Explicó la fuente consultada que las visitas de este tipo son las más caras y que, supuestamente, se las pagan a los policías, quienes también cobran otros “beneficios” como el “desplazamiento” (es decir, que los presos puede estar y caminar por todas las áreas de la comisaría) y cancelan alrededor de Bs. 50 mil.

El informante contó que en Río Claro, al menos 15 privados de libertad, supuestamente, pagaban esas cuotas para poder formar sus “rumbas” con mujeres y de las dos celdas que hay allí, una era exclusiva para este grupo.

Más visitas a la semana en los centros policiales, traslado a tribunales en carros particulares, visitas de niños y hasta ingreso de celulares están en la lista de lo que pueden llegar a cancelar los reclusos para “vivir mejor”.

“Lo que pasó en Río Claro no es sorpresa. Ya eso se viene haciendo en otras comisarías y esto pasa porque no hay una supervisión por parte de las autoridades”, comentó una fuente policial

Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas