Guardia costera de Trinidad y Tobago colabora en la búsqueda de venezolanos desaparecidos

Fuente: T&T Guardian

Los oficiales de la Guardia Costera de Trinidad y Tobago y los pescadores colaboraron ayer con sus homólogos venezolanos en una misión masiva de búsqueda y rescate de 25 inmigrantes venezolanos que permanecían desaparecidos después de que su barco se hundiera en el camino a Trinidad y Tobago el martes por la noche.

Un comunicado emitido por la Guardia Costera de T&T alrededor de las 6 de la tarde de ayer, dijo que la guardia costera venezolana rescató a nueve de las víctimas entre la noche del miércoles y la tarde de ayer. Sin embargo, algunas fuentes de noticias venezolanas informaron que 11 personas habían sido rescatadas hasta la tarde de ayer.

Cinco de los venezolanos rescatados fueron encontrados a 55 kilómetros al norte del lugar donde originalmente se hundió su embarcación en la isla de Patos.

Según los informes, el barco Jhonnaly Jose, salió del puerto de La Salina en el municipio de Valdez del estado de Sucre el martes por la noche para hacer un viaje de tres horas a la costa occidental de Chaguaramas, Trinidad.

El barco, que supuestamente estaba sobrecargado, comenzó a experimentar dificultades en las agitadas aguas de la costa este de la isla de Patos, un territorio venezolano deshabitado ubicado a cinco kilómetros de la parte continental de América del Sur y 10 kilómetros al oeste-suroeste de la isla de Chacachacare, Trinidad. Se informó que el barco se hundió.

Cuando la noticia de la tragedia comenzó a difundirse a través de las redes sociales el miércoles por la noche, hubo numerosos informes contradictorios de funcionarios locales y venezolanos y el personal de los medios de comunicación sobre cuántas personas estaban a bordo del barco, cuántas fueron rescatadas en la operación y si alguna de ellas fue rescatada. Los ocupantes se ahogaron mientras esperaban ayuda.

El comunicado de la Guardia Costera T&T declaró que el barco tenía programado transportar a 25 personas al oeste de Trinidad, pero contenía nueve pasajeros adicionales que no estaban incluidos en la lista de tripulantes y pasajeros aprobados del barco. Según informes, la mayoría de los pasajeros eran mujeres.

Un comunicado de prensa emitido por el Ministro de Seguridad Nacional en funciones, Edmund Dillon, ayer por la noche reiteró la posición previamente declarada por la Guardia Costera.

“Mientras que la última posición conocida de la embarcación fue al este de la isla de Patos, ubicada dentro del Centro de Coordinación de Rescate Marítimo de Venezuela, el Ministro Dillon ha asegurado que la Guardia Costera T&T trabajará estrechamente con Venezuela para ayudar en la búsqueda “y la operación de rescate, de acuerdo con las funciones y responsabilidades de la Guardia Costera con respecto a la Convención Internacional para la Seguridad de la Vida en el Mar y la Convención Internacional sobre Búsqueda y Rescate Marítimo”, señala el comunicado.

Durante la mayor parte de ayer, los funcionarios venezolanos del estado donde se originó el barco, divulgaron en las redes sociales la misión de búsqueda y rescate.

Ander Charles, alcalde del municipio de Valdez del estado de Sucre, utilizó Twitter para publicar fotografías de él mismo y del gobernador del estado, Edwin Rojas, en una reunión con pescadores que estaban a punto de embarcarse en la misión de rescate.

El miembro de la Asamblea Nacional de Venezuela, Carlos Valero, publicó los nombres de las personas desaparecidas en su cuenta de Twitter. La lista se actualizó a lo largo del día.

La periodista venezolana Nayrobis Rodríguez publicó actualizaciones en vivo sobre el rescate en su cuenta de Twitter y afirmó que las nueve personas rescatadas fueron trasladadas a un hospital en Guiria para recibir tratamiento a las 3:30 pm de ayer.

Los informes publicados por Noticiero Digital dijeron que la misión de rescate, que comenzó el miércoles, se vio obstaculizada por los recursos limitados de la Guardia Nacional de Venezuela y un apagón masivo en Guiria.

El incidente no fue el primero que involucró a los venezolanos que huían de la actual agitación política y económica de su país.

El 11 de enero, un barco que transportaba a 28 venezolanos se hundió mientras se dirigía a Curazao. Cuatro personas se ahogaron, mientras que 24 no fueron encontradas de inmediato.

En una entrevista en CNC3 News anoche, la oficial de relaciones públicas de la ONG local TTV Solidarity Network, Heidi Diquez, declaró que las familias de las víctimas aún rezaban para que sus familiares fueran rescatados.

“Esto fue solo una tragedia para aquellos que anoche organizaron una vigilia en el puerto y oraban para que sus familias fueran encontradas vivas”, dijo.

Diquez también sugirió que algunas de las víctimas pudieron haber visitado Trinidad anteriormente para solicitar asilo a través de las Naciones Unidas y que viajaban a los países y desde ellos para visitar a familiares y llevar suministros. También expresó su temor de que puedan ocurrir accidentes similares a medida que más venezolanos buscan huir del país.

“Creemos que va a haber una escalada de migrantes ya que la situación en Venezuela se está deteriorando cada día”, dijo Diquez.

Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas