Tres mascarillas caseras para aplicar durante la noche y obtener una piel radiante

Fuente: Agencias

La rutina es quizás el obstáculo número uno que nos impide cuidar de la piel de nuestro rostro adecuadamente. Jornadas diarias de intenso trabajo ocupan nuestro tiempo y agotan nuestra energía afectando nuestra salud y belleza.

Una solución que hay para este inconveniente son las mascarillas caseras de aplicación nocturna que no tomarán más de un par de minutos antes de irnos a la cama y utiliza muy pocos ingredientes.

Tres preparaciones para embellecer nuestra tez mientras dormimos son:

Mascarilla de clara de huevo

El sitio web NDTV Food explica que para una cara suave, saludable y flexible, la clara  de huevo es una excelente opción pues es rica en vitamina A que cierra los poros abiertos, tensa la piel y combate los signos de vejez.

Paso a paso:

  • Para hacerla solo hay que separar la clara de la yema y colocar esta sobre la piel de manera uniforme. Puedes dejarla actuar toda la noche o removerla pasados unos quince minutos.
  • Al siguiente día, debes retirar la mezcla con agua fría y repetir dos o tres veces a la semana.

Mascarilla de avena y miel

Otra idea que propone esta página es utilizar las bondades de la avena y la miel para nuestra belleza durante nuestro descanso. La avena contiene saponina que actúa como un limpiador natural y puede absorber la grasa extra lo que previene el acné.

Además, por poseer propiedades antiinflamatorias y antioxidantes regenera la piel y remueve las células muertas.

La miel, por su parte, es una crema humectante natural que trata y suaviza las zonas seca.

Paso a paso:

  • Para hacer esta mezcla solo hay que integrar una cucharadita de avena con una de miel. Una vez que se fusionen ambas, hay que dejarlas reposar hasta que las hojuelas se ablanden.
  • Después de este tiempo, unta con suavidad la preparación en las áreas necesitadas y déjala actuar toda la noche.

Con esto hidratarás tu piel y las restaurarás de los dañinos rayos solares.

Mascarilla de tomate

El tomate tiene propiedades astringentes que lo hacen muy indicado para quienes son propensos al acné. Así mismo, es capaz de devolver brillo y vida a las pieles opacas como también puede curar heridas solares.

Paso a paso:

  • Para esta, necesitarás un tomate mediano y una cucharada de leche líquida.
  • Corta el tomate por la mitad y sumerge este en la leche.
  • Frota el tomate remojado sobre la cara. Cuando la mezcla se seque sobre el rostro, aplica una segunda capa.
  • Permita que actúe por toda una noche y retire la mañana siguiente con agua fría.

Igualmente, puedes triturar el tomate e integrarlo con la leche hasta obtener una pasta con la que hidratar tu tez.

Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas